Mitos y secretos

Leyenda de Caá Yarí

La leyenda de la Yerba Mate pertenece a la cultura guaraní y ha pasado de generación en generación. Hace referencia al origen divino de la ilex paraguariensis y su significado sagrado.

Según la leyenda, hace mucho tiempo, en la espesura de los bosques vírgenes de las regiones que hoy conocemos como Argentina y Paraguay, reinaba la diosa Caá Yarí (hija de la yerba, en guaraní); quien era guardiana de la flora y fauna de la selva y a quien se le atribuía el poder de la fertilidad y la abundancia.

caa yari diosa de la yerba

Un día, mientras caminaba por los densos bosques, Caá Yarí se encontró con un anciano sabio que había caído enfermo. Compasivamente, la diosa decidió ayudarlo y, con un gesto de su mano y como por arte de magia, creó una planta de hojas brillantes y aromática que prometía curar todas sus dolencias: la yerba mate.

hojas de yerba mate

El anciano, agradecido por tan milagroso obsequio, aprendió a cultivar la yerba mate y a prepararla en una calabaza hueca, con una bombilla de caña de bambú (tacuapí o tacuara).

Descubrió que, al beber la infusión que resultaba de colocar agua a cierta temperatura sobre las hojas de yerba mate secas, su salud mejoraba, su mente se aclaraba y su espíritu se elevaba.

anciano cultivando yerba mate

Con el tiempo, la noticia de los poderes curativos de la yerba mate se extendió por la región, y la planta se convirtió en un tesoro venerado por los pueblos indígenas. Se creía que la bebida no sólo fortalecía el cuerpo, sino que conectaba a las personas con la naturaleza y los dioses.

Así, esta leyenda es un símbolo de gratitud hacia la Tierra y sus ofrendas, una celebración de la sabiduría ancestral y una expresión de la tan profunda complexión del ser humano dada por su entorno.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio